• ultimas noticias del Pais Vasco
  • Donostia/Donostia Klasikoa. Clásica S. Sebastián/S. Sebastián
  • UCI ProTour
  • Gran Premio Kutxa Sari Nagusia
  • Web oficial de la Clasica San Sebastian


«Me encantan las carreras de un día, como la Clásica»

Philippe Gilbert, brillante vencedor, agradeció la labor de su equipo

31-VII-2011. Mikel Madinabeitia. San Sebastián

Llegó poco antes de las seis de la tarde al Kursaal, donde le esperábamos unos cuantos periodistas ansiosos por preguntarle acerca de su increíble ataque. Philippe Gilbert (Verviers, 1982) fue el brillante vencedor de la trigésimoprimera edición de la Clásica de San Sebastián. Era el gran favorito y no falló a los oráculos que predijeron su victoria. Eso es lo más difícil en el deporte, porque muchos tapados se benefician de la estrecha vigilancia a la que son sometidos los grandes. Pero Gilbert pudo con todos. Atacó en el alto de Miracruz y se llevó a todos por delante. No dejó títere con cabeza. Fue su carta de presentación antes de entrar primero en la meta del Boulevard. A lo grande. «He reservado las fuerzas para el último ataque, sabía que era la clave. De todas maneras, he de confesar que he tenido mucha suerte con el trabajo que ha hecho mi compañero de equipo, Vanendert. Le debo mucho a él. Estaba tranquilo porque le tenía por delante, así que he esperado el momento justo para atacar. Sólo Barredo me parecía peligroso, así que lo he vigilado de cerca. A falta de cuatro kilómetros he atacado y, cuando he visto que cogía una pequeña ventaja, ya no he mirado atrás». Para qué, si no hacía falta.

Gilbert, que aterrizó en Donostia el sábado a las dos de la madrugada, llegó, vio y venció. «No he tenido descanso desde el Tour, porque al acabar en Francia nos fuimos unos días de fiesta con los compañeros de equipo y después corrí unos cuantos criteriums por Bélgica y Noruega. La verdad es que estoy en buena forma. Ésa es la explicación por la que he ganado», confesó el corredor del Lotto.

Sin similitudes

Le preguntaron por las similitudes entre vencer en Donostia y ganar la primera etapa del Tour de este año en Mont des Alouettes. «No tiene comparación, la verdad, pero siempre es importante vencer una clásica y más una como ésta. Me hacía mucha ilusión ganar una etapa en el Tour. Era un sueño y lo pude cumplir. Y lo mismo puedo decir de San Sebastián. De hecho, sería un sueño ganar todas las clásicas».

De hecho, Gilbert es una enamorado de las carreras de un día. «Me encantan las clásicas, las carreras de un día, como ésta. No quiero perder las cualidades que me hacen triunfar en este tipo de recorridos, aunque algún día también quiero acabar en la parte de arriba de una clasificación general de una carrera de tres semanas. Se pueden conseguir las dos cosas, pero para ello hay que seguir trabajando duro».

Gilbert, que lleva un año de tronío con trece victorias de prestigio, reconoció que «he estado con fuerzas toda la semana, aunque he llegado con un poco de sueño... El ritmo me ha parecido aburrido al principio y por eso me ha costado coger la concentración. Después, se ha movido todo y me he concentrado mejor. Cuando la carrera ha acelerado, me he sentido mejor», dijo.

También habló de la carrera, que le gusta desde que se pasa por Jaizkibel en dos ocasiones. «Eso le da más vida. También el paso por Arkale mueve más la carrera. Antes, Jaizkibel era muy selectivo, la carrera era muy nerviosa y eso no nos favorecía. Ahora no hay problemas para colocarse».

Philippe Gilbert tiene un sueño. No es gobernar Estados Unidos, como Barack Obama, sino una cosa más sencilla. O no... «Quiero ser campeón del mundo. Reconozco que el trazado de este año no me favorece, pero no pierdo de vista los recorridos de 2012 y 2013».

Su futuro

Una de las grandes inquietudes es conocer su futuro, pero Gilbert no soltó prenda en la rueda de prensa. Y eso que más de uno insistió con la misma pregunta. Fuentes bien informadas hablan de que hay un noventa por ciento de posibilidades de que se marche al BMC de Cadel Evans, pero no se habló de eso. Su discurso fue bastante críptico. «Es una situación difícil. Ya sé que en su día dije que para el 1 de agosto anunciaría mi equipo para el año que viene, pero me temo que no va a poder ser. Tomar una decisión no va a ser fácil. Sólo sé que lo quiero cerrarlo cuanto antes». A buen entendedor, pocas palabras bastan...

Bélgica fue la gran triunfadora de la Clásica de 2011 con cuatro ciclistas colocados entre los diez primeros: Gilbert, Van Avermaet, Devenyns y Vanendert. Algo de lo que el vencedor se congratuló. «Ganar aquí nunca es fácil», aseguró.

Gilbert también anunció que correrá el Eneco Tour y estará en Hamburgo y la París-Tours antes de cerrar la temporada en el Giro de Lombardía. Quiere seguir aspirando a copar la clasificación mundial de la UCI. Ahora es segundo a 92 puntos de Cadel Evans que, ironías de la vida, podría ser su compañero de equipo en apenas unos meses. Son las cosas que tiene el deporte... y la vida.

 

Haimar Zubeldia - RadioShack

«Hemos jugado nuestras bazas»

Haimar Zubeldia fue el primer guipuzcoano en cruzar la meta. El de RadioShack fue séptimo y estaba francamente orgulloso del trabajo realizado en la Clásica, pero era consciente de que era muy difícil obtener la victoria debido al gran estado de forma de Philippe Gilbert. El belga estaba en boca de todos y no falló. «Lo hemos intentado, pero Gilbert ha demostrado por qué era el principal favorito. Cuando ha atacado, ha sido imposible seguirle. Hemos jugado nuestras bazas, pero la estrategia del Lotto ha sido muy acertada. Han colocado a un hombre por delante y eso les ha permitido controlar la carrera. Les ha salido perfecto». El usurbildarra ha rendido a un buen nivel a lo largo del mes de julio. Y siempre le gusta cumplir en Donostia. «Estoy contento porque vengo de correr tres semanas en el Tour y aquí me suele gustar dejarme ver. Lo digo por la carrera, que me encanta, y también por la afición, que siempre nos apoya a muerte. Por eso te digo que me voy a casa a gusto». Haimar descansará ahora unos días antes de preparar su próxima grande, la Vuelta a España, que arrancará el 20 de agosto en Benidorm. Seguro que allí también rinde a un buen nivel.

Samuel Sánchez - Euskaltel

«Jaizkibel era nuestra opción»

Samuel Sánchez tenía un sabor agridulce. Llegaba a Donostia con la motivación por las nubes para completar un mes de julio redondo tras su victoria de etapa en el Tour y el maillot de la montaña, pero ayer Gilbert le robó la gloria. «Lo hemos intentado en Jaizkibel, era nuestra opción porque queríamos sorprender a Gilbert desde lejos, pero nos hemos quedado sin fuerzas. Hemos hecho un buen trabajo, pero es inevitable que nos vayamos con un sabor agridulce». El de Oviedo volvió a ser protagonista en carrera, fue uno de los animadores, pero asumió con naturalidad la superioridad de Gilbert. «Ha ganado porque lo ha merecido. Ha esperado al momento justo para atacar y le ha salido perfecto».

Carlos Barredo - Rabobank

«Se impuso la fuerza»

Carlos Barredo, segundo tras el intratable Gilbert, aseguró que «lo hemos dejado todo en la carretera, pero no ha podido ser. De todas maneras me voy con buenas sensaciones, pero Gilbert estaba muy fuerte. Ha sido imposible. Lo hemos intentado en Jaizkibel, pero cuando hemos visto que venía por detrás hemos perdido casi todas las esperanzas». El corredor asturiano del Rabobank nos dio después el titular. «Se impuso la fuerza. Hemos intentado contrarrestar su potencia con la estrategia, atacando desde lejos, pero enseguida hemos visto que estaba pleno de fuerzas y que venía a por todas. En fin, no me puedo quejar porque hacer segundo aquí, con el nivel que había, siempre tiene mérito».

Murilo Fischer - Garmin

«Ha habido un nivel muy alto»

El campeón brasileño fue el ciclista que más se movió. Por eso se llevó el premio de la combatividad, además del de la simpatía: «Me ha gustado mucho la carrera. Lo he intentado de todas las maneras, pero el nivel ha sido muy alto. No pensaba llevarme todos estos premios, es mejor alternar para que la felicidad dure más», bromeó. Lo cierto es que Fischer demostró un gran estado de forma y fue el artífice de la chispa. Cuando él se movió, se movió la carrera: «Mi equipo quería ser protagonista. Lo hemos buscado, pero Vanendert ha atacado en el momento justo y se lo ha puesto en bandeja a Gilbert, que ha derramado de manera espectacular. Se demuestra que la labor de equipo es clave».





Más información

Punto radio
Información previa sobre la Clásica de Donostia y retransmisión en directo.