El método Sky sube al escenario a su ÚLTIMA perla, Egan Bernal

«Le ves y parece el típico escalador colombiano,pero es mucho más», avisa su director Xabier Zandio

Jonathan Castroviejo conduce el entrenamiento del Sky ayer en la subida a Igeldo por Murgil. Detrás, Bernal con la mirada en el suelo y Kiryienka, seguidos por cicloturistas. /MIKEL FRAILE
Jonathan Castroviejo conduce el entrenamiento del Sky ayer en la subida a Igeldo por Murgil. Detrás, Bernal con la mirada en el suelo y Kiryienka, seguidos por cicloturistas. / MIKEL FRAILE
Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDO

Egan Bernal (Sky) subió ayer por la mañana el muro de Murgil, donde hoy se decidirá la Clásica de San Sebastián. Fue una vuelta ligera desde su hotel de concentración, bajo un calor pegajoso. Ida y vuelta. Al llegar: ¿Le ha gustado? «Sí».

Tras brillar en el Tour y descubrirse para el gran público, el colombiano liderará hoy al equipo inglés, que defiende el título. El ganador del año pasado, Michal Kwiatkowski, corre la Vuelta a Polonia y será Bernal quien luzca el dorsal número 1. El navarro Xabier Zandio le conoce muy bien. Ha hecho el Tour en el primer coche del Sky junto a Nicolas Portal y ha dirigido a Bernal todos los días claves. «El que sigue el ciclismo ya le conocía, pero es verdad que en el Tour ha sido una maravilla y ha dado un salto en cuanto a popularidad».

Dentro del método Sky, su jefe, Dave Brailsford, ya ha designado al colombiano como su nuevo gran líder, aunque ha pedido algo de tiempo. Aún tiene 21 años. Mientras llega su momento, irán construyendo a ese ganador del Tour paso a paso. Ser líder en pruebas del World Tour como la de Donostia forma parte del proceso de formación.

Llega pletórico

Llega a la Clásica de San Sebastián, huelga decirlo, en un estado de forma pletórico. Y en su equipo creen que puede tener opciones incluso de ganar y van a ponerle en la primera fila del escaparate. Zandio advierte de que «a Bernal le ves y parece el típico escalador colombiano, finito, pero es mucho más. Tiene explosividad y en grupos reducidos puede ganar. No es solo escalador, tiene final. No necesita llegar solo para ganar, pero, obviamente, ante ciclistas como Alaphilippe es muy complicado. No es tan rápido, pero sí puede explotar sus opciones».

Zandio asegura que a Bernal le sorprendió gratamente ayer Murgil, «porque pensaba que era más corta y no lo es tanto. Son dos kilómetros, pero cuesta subirlos, y eso le ha gustado».

Bernal (Zipaquirá, Bogotá, 13 de enero de 1997) ha llegado este año al Sky desde el Androni italiano, para el que fue reclutado por Gianni Savio, con un olfato especial para atar a jóvenes talentos a precio de coste y venderlos a precio de oro.

Corrió en en mountain-bike y fue subcampeón del mundo júnior en 2014. Un año después viajó a Sicilia con la selección de Colombia para una competición de cuatro días, tres de mountain bike y uno de carretera. Ganó las cuatro carreras y allí le echó el lazo Savio, que le pasó a profesionales.

«Ando en bicicleta desde los cinco años -explica-. Mi padre, que fue ciclista profesional, me llevaba a una pista de cuatro kilómetros a dar vueltas. A los ocho, yo quería correr pero él me dijo que 'imposible, no tienes casco y yo no tengo dinero para comprártelo'. Un amigo me prestó uno, que me quedaba enorme, y corrí. Gané la carrera».

Bernal habla inglés e italiano y tiene un grado de técnico gráfico y otro de comunicación social. «Me encanta el periodismo. Sigo la actividad parlamentaria y me interesa la política». Cuando Savio se lo llevó a Italia dejó los estudios.

Es ambicioso pero mantiene los pies en el suelo: «Aún no sé cuál es mi sitio en el ciclismo. No sé si podré ganar un Giro, un Tour o una Vuelta, o si me convertiré en un gregario. Si mi destino es llevar las caramañolas (bidones) seré el mejor portador de caramañolas del mundo».

«Se siente el estrés»

Zandio reconoce que correr en el Sky puede ser diferente a hacerlo en otros equipos. «Tiene fama de ser un grupo muy cerrado, hermético, y yo mismo cuando fiché me dije 'dónde me he metido'. Pero luego te das cuenta de que es un equipo muy cercano, muy familiar, donde se hacen las cosas muy bien. Eso sí, se trabaja duro y se siente el estrés. Cada uno en su parcela tiene que dar el máximo, y todo el mundo está volcado en esa línea de trabajo».

Todavía están calientes las tres semanas del Tour, donde al Sky le tocó gestionar la situación entre Froome y Thomas. «Lo importante fue el día a día y al final habló la carretera. No hubo problemas. Fue difícil de gestionar y a mí me ha servido de escuela, porque he ido en el primer coche junto a Nicolas Portal y he visto cómo manejaba las cosas con una tranquilidad llamativa para buscar siempre la mejor solución. Aunque se ganó y pueda parecer fácil, fue muy complicado porque los rivales nos atacaron mucho y muy fuerte. Al final, quedarnos con un corredor menos para trabajar (Moscon) trambién complicó las cosas».

Zandio dirigirá a Bernal en la Clásica de San Sebastián y el colombiano es la gran perla del equipo, pero advierte de que no se puede dar por acabado a Froome. «Ha ganado el Giro este año en una etapa que quedará para el recuerdo y ha sido tercero en el Tour. El año que viene va a volver a estar a gran nivel, pensando en el Tour. Tiene el quinto metido en la cabeza y lo va a pelear. Si algo le caracteriza es que siempre lucha. Uno como él, que ha ganado cuatro Tours, se podía haber desentendido cuando vio que no iba a vencer esta vez, pero peleó por el podio hasta el final. Que nadie tenga dudas de que el año que viene volverá con la idea de ganar».

Destaca el comportamiento que tuvo con Thomas. «Es atípico en alguien tan líder, con sus números en el Tour y que ha ganado seis grandes vueltas. Pero son amigos, se entrenan juntos a menudo y Froome aceptó perfectamente que esta vez sería Thomas el ganador».

Aunque su baza hoy es Bernal, Zandio opina que «los favoritos para ganar la Clásica son Alaphilippe, Roglic y Dan Martin. El AG2R dará guerra, y habrá que ver a Landa. La participación es de lujo».

El navarro recuerda que «el año pasado nos salió todo en la Clásica, pero está claro que esta vez no nos corresponde a nosotros llevar el peso». Bernal esperará al final.

Más ciclismo

 

Fotos

Vídeos