Clásica San Sebastián

La Clásica San Sebastián no descarta un cambio de recorrido

Ion Izagirre, el sábado en Murgil, una subida espectacular pero que condiciona el desarrollo de las últimas ediciones de la Clásica. / MICHELENA
Ion Izagirre, el sábado en Murgil, una subida espectacular pero que condiciona el desarrollo de las últimas ediciones de la Clásica. / MICHELENA

La organización de la Clásica admite que la subida a Murgil condiciona y bloquea la carrera y que Jaizkibel ha perdido su protagonismo

BEÑAT ARNAIZ SAN SEBASTIÁN.

Son cinco ediciones de la Clásica San Sebastián las que han contado con la subida a Igeldo después de un primer paso por meta. Antes, la carrera se decidía en la ascensión a Jaizkibel, el icono de la prueba ciclista desde sus inicios, pero hoy en día esa cima no tiene apenas incidencia en el desenlace de la prueba. El exciclista y colaborador de este periódico, Txomin Perurena, abría el domingo el debate de un posible cambio de recorrido de la Clásica y proponía la subida de Erlaitz, en Peñas de Aia, como posible incorporación.

Ante la situación de bloqueo que está sufriendo la carrera los últimos años, con el pelotón esperando a la subida a Murgil y sin ningún tipo de movimiento previo, la organización de la Clásica San Sebastián tiene en mente varias alternativas y no descarta implementarlas para la próxima edición. «El cambio de recorrido de la Clásica es factible y no lo descartamos», afirma el director de la carrera Julián Eraso. «Habría posibilidad de hacer más movida la carrera, sin tantos espacios llanos. Enducerecerla más con un circuito próximo a San Sebastián, con más subidas y bajadas...».

En cuanto a posibles incorporaciones de ascensiones, «la gente habla de Erlaitz y otros montes que sí podrían entrar en un futuro próximo». Sin embargo, Eraso advierte de que la situación que se está viviendo en las últimas ediciones de la Clásica también se da en la mayoría de pruebas del circuito World Tour. «El guion siempre es el mismo y esto ha pasado en el Tour, en la Vuelta a España y en todas partes. Se hace una escapada y cuando el pelotón ve que los kilómetros decisivos se acercan, los cogen y empiezan a pelear. Es, desgraciadamente, el abecé del ciclismo de hoy en día».

Ya sea con Bordako Tontorra o Murgil Bidea, el abanico de favoritos para hacerse con la victoria es muy reducido. El pelotón, con los equipos más fuertes al mando, controla la carrera hasta la ascensión final para jugarse todas las bazas. La fuga que más lejos ha llegado en las últimas cinco ediciones ha sido la de Gianni Moscon en 2017, cuando ganó su compañero de equipo Michal Kwiatkowski. El italiano se fue en solitario en Arkale, a unos 30 kilómetros de meta, y tras conseguir una renta que llegó a rozar el minuto (24 segundos en el Boulevard), fue cazado en plena subida de Murgil Bidea.

DV ha querido consultar con varios directores de equipo la situación actual de la Clásica de San Sebastián y si ven necesario un cambio en el recorrido.

Patxi Vila | Bora-Hansgrohe «Si se quitase Murgil, la carrera se abriría mucho»

«Todo depende de qué quieres ser como carrera y qué tipo de ganador quieres tener. Con el recorrido actual, miras quiénes son los diez primeros cada año y los mejores escaladores del Tour están ahí. El ganador siempre va a ser un escalador. No es solo un problema de Murgil, es de todo el recorrido. En el País Vasco siempre hemos buscado recorridos montañosos y esa es nuestra identidad, pero es verdad que esa última ascensión condiciona toda la carrera. Hoy en día, intentar algo en Jaizkibel es inútil. Hay que entender el resto del recorrido como modo de desgaste, sabiendo que toda la acción se va a desarrollar en Murgil. Por ejemplo, el Indurain de aquella época no podría ganar la Clásica San Sebastián de ahora. Muchos me preguntan cuándo va a venir Peter Sagan a la Clásica. Pues no va a venir nunca. Si haces este tipo de prueba tienes mucha gente que no va a venir, y más viendo que es una semana después del Tour».

«A partir de ahí, ¿qué subidas introducir o qué cambios realizar? Pues es muy difícil. Dependiendo del objetivo que tengas, una opción puede ser la de abrir la carrera y el abanico de corredores que puedan dar más espectáculo. Si se quitase Murgil, la carrera se abriría mucho y el ganador sería otro tipo de corredor. En la actualidad, no hay más de cinco corredores que puedan marcar la diferencia en Murgil y el espectáculo se reduce. Si hubiera veinte corredores con opciones de victoria, la carrera sería más atractiva».

Juanma Garate | Education First «Jaizkibel ya no es decisivo como lo era antes»

«Es evidente que la carrera se concentra en la última ascensión a Murgil. Cada vez llegan más corredores a pie de la subida y Jaizkibel ya no es decisivo como lo era antes. Cuando tienes una subida como esta, que marca la carrera en el final y el ganador sale de ahí, todos los movimientos anteriores no valen para nada. Los equipos lo saben e intentan llevar a su corredor lo más arropado posible para que después marque la diferencia allí. Al ser muy grande la distancia entre Jaizkibel e Igeldo, es disuasoria».

«Jaizkibel es un icono de la carrera, pero si lo quitas y centras la carrera en meter cotas pequeñas eso puede hacer que la carrera empiece de más lejos. Por ejemplo, la Lieja-Bastoña-Lieja se resuelve en Ans, al final, pero la carrera tiene movimiento anteriormente, cosa que en la Clásica no está pasando».

«Sobre la propuesta de Txomin Perurena, me parece bien porque sería una novedad. Pero al final estamos en las mismas. Metes un puerto de cuatro kilómetros con rampas de hasta el 20% que rompe la carrera y hay muy poca gente capaz de marcar la diferencia en puertos de esas características».

Jon Odriozola | Euskadi-Murias «El problema es de actitud, no de recorrido»

«En este tipo de pruebas nosotros tenemos claro cuál es nuestro papel y el protagonismo que debemos tomar. Disponemos del presupuesto más bajo de los 22 equipos participantes y por eso jugamos con las escapadas. El sábado pasado metimos a tres corredores en fuga porque somos un equipo que conoce sus limitaciones y tenemos que jugar de otra manera para intentar ganar».

«No creo que el problema de la Clásica San Sebastián sea de recorrido, sino de actitud. Con Murgil, el número de favoritos se reduce muchísimo. Este año había tres. Como mucho, cinco. Les dije a los chicos antes de salir que Alaphilippe tenía el 98% de opciones de ganar y que no vale para nada quedar el 15º. Los equipos que tienen a los favoritos, obviamente, van a intentar controlar la carrera. ¿Qué pasa con el resto de equipos que no se mueven?».

«La Clásica es muy bonita, pero es una pena que se centre tanto en Murgil. Yo conocí una Clásica con Jaizkibel muy protagonista y da pena que hoy en día no sea así. No hay que meter más repechos ni muros que seleccionen aún más la carrera. Si se quitase Murgil, la carrera se animaría y abriría mucho. Pero tampoco resulta fácil para los organizadores. Tienen que ver qué corredores pueden optar al triunfo con un recorrido u otro».

Joxean Fernández 'Matxin' | UAE Team Emirates «Hacer dos vueltas por Jaizkibel y Murgil Bidea»

«Me gusta el recorrido actual, pero es cierto que se ha enfocado única y exclusivamente a los últimos kilómetros. Con un corredor como Dan Martin, al que teníamos este año, la única opción nuestra era llegar bien a Murgil y atacar ahí, como hicieron Alaphilippe, Mollema y Van Avermaet. O como lo habrían hecho Roglic o Landa si no hubiesen sufrido la caída. Después de 230 kilómetros, que la carrera se rompa ahí hace que no sea decisivo Jaizkibel, santo y seña en la historia de la Clásica».

«No sé cuál puede ser exactamente la fórmula. Quizás hacer más pasadas en un circuito. Quitar Arkale y hacer directamente dos vueltas por Jaizkibel y Murgil Bidea. Se pasaría más por San Sebastián, daría mayor importancia a la ciudad y sería más exigente. Al final, se intenta focalizar la carrera en tres puntos como Jaizkibel, Arkale y Murgil. Con este circuito la carrera sería muy atractiva tanto en un sitio como en otro. Todo sería más intenso y más cercano. Arkale provoca que el rodeo sea más grande. Entre que vas hasta allí y vuelves, ralentiza la carrera. Estás dando mucho más protagonismo a Arkale y al último muro cuando la idiosincrasia de la Clásica siempre ha sido Jaizkibel».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos