Clásica de San Sebastián

Dumoulin: «Todavía me falta ritmo de competición, pero estoy bien»

Tom Dumoulin, con Paco Rodrigo, de Etxeondo, ayer en Urnieta. / KARLIS
Tom Dumoulin, con Paco Rodrigo, de Etxeondo, ayer en Urnieta. / KARLIS

Tom Dumoulin es una de las grandes estrellas de la Clásica, pero el ganador del Giro afirma que «la principal baza del equipo es Barguil»

IÑAKI IZQUIERDO URNIETA

Aparece Tom Dumoulin (Sunweb) en el hall del hotel y los chavales se abalanzan sobre él. Desde su triunfo en el Giro es una auténtica estrella y asume el papel con elegancia y amabilidad. Firma autógrafos a quien se lo pide con una sonrisa de oreja a oreja. No pone ninguna pega para conversar. «Llevo un mes sin correr y aunque me encuentro bien todavía me falta el ritmo de competición que dan las carreras. Ya veremos cómo me encuentro en la carrera».

El ciclista holandés, que aprovechó para saludar a los responsables de Etxeondo -con Paco Rodrigo a la cabeza-, la firma de ropa guipuzcoana que viste a su equipo, espera «estar a buen nivel en la Clásica, aunque los ciclistas que vienen del Tour tienen otro ritmo en las piernas. Yo he trabajado bien y me encuentro en condiciones, pero la competición es la que pone a cada uno en su sitio».

Está fino, eso salta a la vista. Y está de buen humor, eso también se nota. Le da dos o tres indicaciones al mecánico que se ocupa de su bici y se prepara para dar una vuelta. No sabe si ir a Murgil o no. Decide que no. «Ya la conoceré mañana», bromea. En carrera. «La he visto por You Tube. Me hago una idea de cómo es, muy dura».

«Me encanta correr en el País Vasco, pero es la primera vez que disputo la Clásica»

Sobre el papel, el Sunweb correrá hoy para Warrel Barguil, doble ganador de etapa en el Tour y vencedor de premio de la montaña. «Warren es la principal baza del equipo. Es una opción clara porque está muy bien. ¿Mis opciones en la carrera? No sabría qué decirte, prefiero esperar y ver».

La carrera no es ideal para las características de la última maglia rosa del Giro, porque la punta de velocidad no es su mejor arma, pero puede superar bien la dureza de Murgil si está en forma. Dumoulin explica que «me encanta venir a correr al País Vasco. Siempre me he sentido muy bien aquí, pero hasta ahora no había tenido la ocasión de disputar la Clásica de San Sebastián, solo he corrido la Vuelta al País Vasco».

Ten Dam da el susto

Dumoulin y Barguil serán las bazas de un potente Sunweb, que tiene la duda de Laurens Ten Dam. El holandés se sintió indispuesto ayer por la tarde y fue trasladado a un centro hospitalario donostiarra para ser atendido por los médicos. En principio no tiene nada, más que un malestar momentáneo, por lo que se espera que hoy pueda tomar la salida sin ningún problema. Tenía mala cara el valeroso ciclista holandés, pero parece que todo quedó en un susto. Salvo sorpresa de última hora, estará en condiciones de correr.

El ganador del Giro cree que «la Clásica es una carrera muy bonita, de alto nivel. No es fácil señalar a un favorito, hay grandes corredores. Por mi parte, he tratado de visualizar el recorrido por internet y espero un final de carrera complicado, duro».

El holandés no pasa desapercibido. Su triunfo en Italia le ha situado en el centro del foco y los aficionados le conocen. Le consideran una estrella y en los corrillos se debate si puede ganar el próximo Tour a Chris Froome (Sky). El Sunweb es el equipo de moda tras su excelente actuación en Francia, que dio continuidad al Giro de su líder. Un equipo con fama de meticuloso, detallista y avanzado. Paco Rodrigo, de Etxeondo, confirma que trabajar con ellos es «exigente», pero que son muy profesionales y conocen el terreno que pisan. Es el equipo que más ha crecido en los últimos años dentro del pelotón.

Dumoulin tiene una planta excepcional de corredor de vueltas de tres semanas. Muy alto y potente, al mismo tiempo es ligero. «Estoy bien», insiste con una sonrisa, «pero quiero verme en carrera. Veremos dónde me pone la competición».

Fotos

Vídeos