Diario Vasco

CLÁSICA SAN SEBASTIÁN

Sagan, en territorio desconocido

Peter Sagan, con el maillot verde que le acredita como ganador de la regularidad en el Tour de Francia, antes de la salida de la última contrarreloj.
Peter Sagan, con el maillot verde que le acredita como ganador de la regularidad en el Tour de Francia, antes de la salida de la última contrarreloj.
  • «No he corrido nunca la Clásica, ni la Vuelta al País Vasco, por lo que no conozco nada del recorrido, ni del nuevo, ni del que había antes», afirma

Tiene solo 24 años y parece que lleva corriendo toda la vida. La entrada de Peter Sagan en el mundo profesional resultó apabullante, espectacular, a base de conseguir triunfos.

En el Tour de Francia no cambiaron las cosas para él. Irrumpió con mucha fuerza. Tanta que en 2012, en su primera participación, ganó tres etapas y el maillot verde lo que le lanzó a un primer plano mundial.

En su segunda participación consiguió una etapa y un nuevo maillot verde. Este año ha ganado por tercera vez consecutiva el maillot verde de la regularidad, en tres participaciones, algo que sólo Erik Zabel consiguió antes que él.

Peter Sagan será una de las grandes atracciones en la Clásica de San Sebastián. Por primera vez en su carrera estará en una prueba de Organizaciones Ciclistas Euskadi. No ha corrido nunca ni la Vuelta al País Vasco ni la Clásica. La primera de esas pruebas le coincide siempre entre dos de las grandes pruebas de un día del calendario, Vuelta a Flandes y París-Roubaix, que para él son objetivos claves de su inicio de temporada. La segunda le llega después del Tour, donde ha sido protagonista en todas las participaciones que ha cubierto en Francia, lo que le invitaba a seguir un programa alternativo de carreras pensando en el Campeonato del Mundo. ¿Por qué Sagan cambia su programa? La explicación que él mismo nos ha dado es que «quiero preparar bien el campeonato del Mundo, por lo que estaré en una prueba en la que no he participado nunca y luego, probablemente, en la Vuelta a España».

Cannondale, con el que le quedan pocos meses de contrato, está de acuerdo con ese calendario, por lo que lo cubrirá sin problemas.

El año pasado, sin ir más lejos, Sagan se marchó a correr la Vuelta a Colorado, las dos pruebas de Canadá y se preparó en altitud. «Al final fueron muchos viajes y muy largos. Igual es mejor la tranquilidad de la Vuelta, con los compañeros, con todo organizado después de cada etapa».

Peter Sagan Llega del Tour con un nuevo maillot verde, pero sin conseguir un triunfo a nivel individual, a pesar de que lo ha intentado por activa y por pasiva. Ha sido cuatro veces segundo, una tercero, tres cuarto, una quinto y dos noveno. Acumula diez segundos puestos durante todo el año: «Todas las temporadas no salen igual, ni todas las carreras», matiza ante esa larga lista de puestos de honor que ha logrado.

Sagan no conoce nada de lo que se va a encontrar en la Clásica San Sebastián, una prueba que no ha corrido nunca: «Sé lo que puede ser el recorrido por el perfil, pero son subidas que no conozco. No sé cómo son Jaizkibel y Arkale, ni tampoco la parte final nueva. Supongo que con toda la gente que viene del Tour corredores como Valverde o Purito estarán delante. ¿Yo? A ver cómo estoy físicamente. Iré a ver el repecho final, a ver qué tal me puede ir».

Del Tour, de todos los segundos puestos que ha conseguido, sacó la conclusión que «ganar en esa carrera no es fácil, para nadie. Parecía que era fácil, pero cuesta. Decían que cuando yo ganaba era fácil. Este año se ha demostrado que no lo es. Intervienen muchos factores, tienes que medir muy bien las fuerzas, la parte final de las etapas».

Después de la Clásica se tomará unos días de vacaciones antes de afrontar la Vuelta, donde llega con el objetivo de hacer frente al mundial en las mejores condiciones posibles, un Mundial que le va estupendamente.

«Me han dicho que es un circuito que puede ser ideal para mí, pero los Mundiales son muy complicados para un corredor que no tenga una selección fuerte detrás. Hay muchos ciclistas que tienen aspiraciones de poder ganarlo. Por lo menos lo intentaré».

Sagan quiere tomarse con tranquilidad lo que sería para él la tercera parte de la temporada puesto que comenzó el año en Argentina, en la Vuelta a San Luis, donde llegó diez días antes de que comenzase la prueba para entrenarse con buen tiempo, antes de acudir a Dubai y centrarse luego en las clásicas. Por eso no quiere viajes largos en avión a ninguna parte del mundo.