Diario Vasco

ciclismo | clásica san sebastián

Clásica San Sebastián: Yates gana sin enterarse

fotogalería

Yates, con la txapela, con Gilbert y Valverde en el podio de la Clásica San Sebastián.

  • El ciclista británico ganó la Clásica San Sebastián al marcar diferencias en la subida a Igeldo y llegar en solitario a meta

«¿Yo?. ¿He ganado yo?». Adam Yates se enteró en la línea de meta que había ganado la Clásica San Sebastián. El ciclista del Orica-GreenEdge se alzó vencedor de la prueba donostiarra, gracias a marcar diferencias en el monte Igeldo. El británico ha logrado su primera victoria en el WorldTour.

El desconcierto de Adam Yates tiene una explicación. La cuestión es que Greg Van Avermaet iba por delante de él, pero una moto le golpeó y se cayó. El ciclista británico no se dio cuenta de este suceso y llegó a meta pensando que era segundo.

La Clásica San Sebastián comenzó con unas calles abarrotadas. Muchos espectadores acudieron al punto de salida para ver a los ciclistas y animarlos. El pelotón discurrió agrupado en los primeros kilómetros, aunque no tardó mucho en producirse una escapada de ocho corredores que vieron su oportunidad y que marcó el resto de la jornada.

Superado el kilómetro 10, se produjo la escapada. Luis Mas (Caja Rural), que el viernes también tuvo su protagonismo en el Circuito de Getxo-15 Memorial Ricardo Otxoa al fugarse con otros tres ciclistas, dejó el pelotón. Con él se marcharon Degand (IAM), Haas (Cannondale-Garmin), Hardy (Cofidis), D. Vannendert (Lotto-Soudal), Agnoli (Astana), Boaro (Tinkoff-Saxo) y Wynants (LottoNL-Jumbo).

El grupo consiguió abrir brecha y superado el kilómetro 30 la ventaja con respecto a sus perseguidores era de 5 minutos. Por atrás, el Movistar Team se puso a trabajar con la intención de darle ritmo a la carrera y empezar a reducir las diferencia con respecto a los ocho escapados.

Más

  • Bonita carrera en la Clásica

  • Los ciclistas empezaron con ritmo

  • Buen ambiente en la salida

  • Valverde refuerza su liderado en el UCI World Tour tras ser tercero en la Clásica San Sebastián

  • Consulta las clasificaciones

  • Emocionante subida a Igeldo

  • ¿Por qué no sabía Yates que había ganado la Clásica San Sebastián?

  • Llegada a meta de los ciclistas

  • Las imágenes del podio

El paso por el alto de Iturburu hizo que la diferencia se mermara y bajara hasta el minuto y 10 segundos. No obstante, los escapados volvieron a aumentar el ritmo para volver a conseguir una diferencia de más de 4 minutos.

El primer paso por Jaizkibel en la Clásica San Sebastián volvió a reducir los tiempos, ya que el pelotón se puso a dos minutos y medio. El Movistar Team, siempre al frente del grupo perseguidor, siguió llevando el peso y trabajando a destajo para alcanzar a los fugados.

Boaro pasa al ataque

El pelotón se rompió en el segundo paso por Jaizkibel. Arredondo (Trek), Rosetto (Cofidis), Caruso (BMC) y Taaramae (Astana) saltaron y fueron a por los ocho escapados. En el grupo de cabeza también hubo movimientos a falta de 56 kilómetros para el final, ya que Boaro se encontró con fuerzas y abandonó a sus siete compañeros.

Boaro se mantuvo fuerte y su esfuerzo le permitió coger una ventaja de más 40 segundos con respecto a sus más cercanos perseguidores y de un minuto sobre el pelotón. No obstante, el ciclista de Tinkoff-Saxo comenzó a resentirse y esa soledad le pasó factura.

Un grupo de 15 ciclistas atraparon a Boaro a falta de unos 38 kilómetros para la meta. Los corredores de Katusha también se pusieron a trabajar al frente del pelotón ya con vistas a neutralizar la fuga. Se consiguió neutralizar completamente la fuga en el alto de Arkale, a falta de 29 kilómetros para la meta.

No tardó mucho en producirse una nueva revolución, ya que Gilbert pasó al ataque. No consiguió quedarse solo, dado que otros once ciclistas aprovecharon su esfuerzo para sumarse a la fuga, corredores como Barguil, Hesjedal, Rosetto y Silin.

Serry tampoco se conformó y atacó, con lo que el grupo de fugados se quedó en cuatro. Katusha y Tinkoff se pusieron al frente del pelotón en los últimos instantes de la Clásica San Sebastián, ya con la mente puesta en la subida a Igeldo.

Antes de llegar al inicio del ascenso el grupo de escapados aumentó a nueve. En un Igeldo abarrotado de gente, con mucho público animando, Barguil saltó del grupo de cabeza para coger una pequeña ventaja, que no pudo mantener.

El siguiente en intentarlo fue Adam Yates, que consiguió marcharse y aprovechar la bajada para ir en solitario. Fueron a por él el grupo de favoritos, entre los que se encontraban Alejandro Valverde, ganador de la edición del año pasado, y 'Purito' Rodríguez. Con ellos también estaban Mollema, Kreuziger y Martin, entre otros. No obstante, parecieron que no se entendieron muy bien y le pusieron en bandeja el triunfo al ciclista británico, que llegó en solitario a la meta de la Clásica San Sebastián.