«Con la afición vasca las piernas no duelen»