Julian Alaphilippe, en las rampas de Murgil. / ARIZMENDI

Clásica San Sebastián

Alaphilippe terminó satisfecho en Donostia

Julian Alaphilippe (Deceuninck) terminó satisfecho la Clásica de San Sebastián. «Estaba feliz por estar aquí, de comenzar la carrera y de dar lo mejor de mí para intentar obtener el mejor resultado posible. En la parte final, Mikkel Honoré se encontró delante y trabajamos para que no hubiera ningún grupo que se le acercara. Esperábamos que pudiera ganar cuando supimos que tenían más de un minuto de ventaja. Corrimos para ganar como de costumbre. Es una pena para Mikkel no haberlo logrado, pero fue un gran día para el equipo».