Clásica de San Sebastián | El perfil del ganador

Dejó el fútbol hace dos años y pasó de juveniles a profesionales

Evenepoel, en la última curva de la subida a Murgil. / KARLIS
Evenepoel, en la última curva de la subida a Murgil. / KARLIS

Jugó en el Anderlecht, en el PSV y en el Malinas antes de pasarse al ciclismo, y el segundo ayer, Van Avermaet, fue portero del Beveren

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDO

Remco Evenepoel era hasta hace dos años el capitán del Anderlecht y de la selección sub 17 de fútbol de Bélgica. «Pero la pasión había desaparecido, vi que el fútbol no era mi mundo y decidí dejarlo». A principios de 2017 colgó las botas y en abril cogió la bici. Han pasado poco más de dos años.

Debuta en profesionales, a donde pasó directamente de juveniles. El año pasado ganó el campeonato de Brabante Flamenco contrarreloj y en línea, el campeonato de Bélgica contrarreloj y en línea y el campeonato de Europa contrarreloj y en línea y el campeonato del mundo contrarreloj y en línea. Obviamente, el mundo se le quedaba pequeño.

La idea era que este años se foguease en el equipo Continental americano que gestiona Axel Merckx, pero le llegó una oferta del Sky y el Deceuninck reaccionó para incorporarle directamente al primer equipo, por dos temporadas más otras dos opcionales. Ya le ha renovado Patrick Lefevere, el mismo que dijo que «en 39 años en el ciclismo no he visto nada igual a Evenepoel». Ha construido el equipo entorno al chaval y a Alaphilippe. No le ha importado dejar salir a figuras de la talla de Philippe Gilbert.

Su carrera futbolística prometía. Captado desde niño por el Anderlecht, con 11 años le fichó el PSV Eindhoven holandés, aunque tres años más tarde regresó al equipo de Bruselas. Tras una lesión -en la que sintió que «el Anderlecht no confiaba al 100% en mí»- fichó por el Malinas, pero nada más debutar lo dejó. «Me ofrecieron un puesto en el primer equipo y un contrato profesional, pero la pasión había desaparecido. Mis compañeros no entendieron mi elección, pero sentía que debía hacer otra cosa».

No es el único ciclista que ha jugado a fútbol. Axel Merckx militó en el Anderlecht y Greg Van Avermaet fue portero del Beveren. Enrico Gasparotto estuvo a prueba con el Milán.

Hijo del exprofesional Patrick Evenepoel (que corrió en el Collstrop y el Histor en los 90), se pasó al ciclismo. El 2 de abril del 2017 se puso un dorsal por primera vez. Acabó el 71º, pero dos meses después ganó su primera carrera. Ese mismo año, fue al Mundial pero tuvo que abandonar tras caerse tres veces. Desde entonces, su carrera es imparable.