Remco Evenepoel, con los puños en alto tras vencer en la Clásica San Sebastián. /JOSÉ MARI LÓPEZ

Remco Evenepoel, con los puños en alto tras vencer en la Clásica San Sebastián. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Clásica San Sebastián

Exhibición para el recuerdo de Remco Evenepoel

El belga del Quick - Step ha roto la carrera con un ataque en la subida a Erlaitz, a 46 kilómetros de meta, y ha sumado la segunda Clásica San Sebastián a su palmarés

Iñigo Galparsoro
IÑIGO GALPARSORO

¡Qué exhibición! Remo Evenepoel ha protagonizado hoy una auténtica demostración de fuerza y ambición en la Clásica San Sebastián, sumando así su segunda victoria en el Boulevard. El belga del Quick - Step, siempre valiente en carrera, ha dado un golpe de efecto en Erlaitz y ha obligado a hincar la rodilla a rivales de la talla de Simon Yates, Daniel Martínez o Jai Hindley. Con un ataque a 46 kilómetros de meta, como los de tiempos pasados, el de Aalst ha terminado por pulverizar todas las esperanzas que habían recuperado los favoritos tras el hundimiento de Tadej Pogacar en Jaizkibel.

El recorrido de la Clásica San Sebastián acostumbra a garantizar emoción y espectáculo y la de hoy no ha sido una excepción. Y es que desde el banderazo de salida los ataques e intentos de fuga han sido una constante. Eso sí, esta vez para el kilómetro 11 ya había quedado conformada la escapada del día, protagonizada por T. Delacroix (IWG), M. Boaro (AST), C. Pedersen (DSM), M. Tusveld (DSM), E. Sanchez (EKP), J. Barrenetxea (CJR), I. Azurmendi (EUS), O. Cabedo (BBH) y F. Grellier (TEN). Los nueve se han aventurado en busca de la gloria y han llegado a acumular una renta de hasta 3:11. Sin embargo, el empuje de UAE, BikeExchange y Quick-Step atrás ha permitido controlar la fuga y mantenerla en torno a los dos minutos hasta el ecuador de la etapa. Pasado el alto de Alkiza, el pelotón ha aprovechado el tramo llano para echar por tierra las esperanzas de los fugados. Esta Clásica San Sebastián de 2022 no era la cita más indicada.

Pogacar no está

Jaizkibel ha vuelto a poner a prueba, un año más, el estado de forma de los favoritos. A priori no se esperaban grandes hundimientos pero ha llegado... y del lado menos esperado. Y es que el gran favorito a llevarse la Clásica San Sebastián, Tadej Pogacar, no ha podido seguir el fuerte ritmo que han impuesto los lugartenientes de Remo Evenepoel. La carretera ha dictado sentencia y pese a que al menos dos de sus compañeros han intentado reengancharle a la cabeza de carrera, el ganador de dos Tours ha dicho basta. Simplemente, no podía.

Ello ha multiplicado las opciones de victoria de los que a priori partían como secundarios ante el favoritismo de Pogacar: Evenepoel, Yates, Thomas... y compañía. Peor suerte ha corrido Ion Izagirre, quien en una rotonda de acceso a Errenteria se ha caído y ha tenido que abandonar la carrera con una posible luxación de hombro.

El momento de Remco

Ha llegado la subida a Erlaitz, un lugar ideal para hacer criba entre los candidatos al triunfo. Y con ella, el show de Remco Evenepoel. Apoyado en el exigente ritmo de sus compañeros, el belga ha puesto a prueba al resto de favoritos y en vista de su discreta respuesta ha optado por atacar. Sin miramientos, sin concesiones.

Sentado, perfectamente acoplado a su bicicleta y con un estilo de pedaleo muy particular, el ritmo de Remco ha hecho mucho daños y nadie ha sido capaz de seguir su rueda… a excepción de Simon Yates. Aunque por poco tiempo. Remco Evenepoel, ganador de la edición de 2019, ha seguido imprimiendo un exigente ritmo y ha descolgado al ciclista del Bike Exchange, hasta el punto de en lo alto contaba ya con 45 segundos de margen. El ataque, a 46 kilómetros de meta, parecía una temeridad pero… nada más lejos de la realidad.

Premio a una exhibición

Más que temeridad, la de Evenepoel ha sido hoy toda una exhibición de fuerza, calidad y ambición. De las de antes, de esas a las que tan poco está acostumbrado el ciclismo moderno. Y la ha llevado a cabo en plena subida a Murgil, un puerto corto pero que marca diferencias con rampas de hasta el 19%. El belga no ha acusado la dureza y ha seguido abriendo hueco sobre sus más inmediatos perseguidores, Carlos Rodríguez y Pavel Sivakov, incapaces de recortar tiempo pese a su colaboración. La Clásica San Sebastián de 2022 no era el momento ni el lugar. Hoy, el protagonismo se lo merecía un Remco Evenepoel desbocado, que ha vencido en el Boulevard de San Sebastián y ha protagonizado una exhibición para el recuerdo.