Las integrantes del equipo femenino Fassa Bortolo, antes de salir a rodar ayer en Donostia. / José mari lópez

Clásica San Sebastián

Esfuerzo organizativo para el regreso

Tras la suspensión por la pandemia, no hubo dudas sobre la recuperación de la Clásica, que ve incrementadas las medidas de precaución

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDO

Organizar una carrera ciclista es complicado y tres, mucho más. Y si las tres son del World Tour, como sucede con las dos de la Clásica y la Itzulia, el reto es importante. Tras la suspensión del año pasado, la Vuelta al País Vasco ya se celebró en abril y hoy llega la Clásica. «Nunca tuvimos dudas de que volverían a hacerse», asegura el presidente de Organizaciones Ciclistas Euskadi, Julián Eraso.

Para hacerse una idea del tamaño del reto, el presupuesto de las tres carreras asciende a dos millones de euros, una cifra muy respetable. «Por motivos de seguiridad, el presupuesto ha subido algo este año. Unos 30.000 euros, por el tema del Covid. Hacen falta más vallas, más cierres... Podemos asumirlo, porque la seguridad es lo primero. Esperemos que sea el último año que estamos así», apunta Eraso.

Los equipos estarán aislados en sus burbujas, tanto en el Paseo Nuevo como en la zona del Kursaal, desde donde los ciclistas acudirán a la salida. Las suspensiones del año pasado tuvieron coste económico. «La de la Clásica no, porque se supo con tiempo, pero sí la de la Itzulia. Nosotros estábamos decididos a hacer la Clásica, y si no se hizo fue por la prohibición de Salud. Teníamos claro que se iba a recuperar y que esta año se hacía la carrera. Organizativamente, no ha supuesto grandes problemas». El montaje de toda la estructura de llegada resultó espectacular a lo largo del día de ayer en la zona del Boulevard de Donostia, donde se pudo comprobar la exigencia logística de una carrera del World Tour.

Sí que ha habido que introducir modificaciones, «obligados por el mal estado de las carreteras». La primera es en la subida a Bidania, que se hará por Urraki en vez de por Errezil y la segunda, más influyente en el desarrollo de las carreras, la eliminación de uno de los dos pasos por Murgil para evitar el descenso hacia Orio desde Igeldo.

El esfuerzo en medios y personal se destinará a asegurar que se cumple la normativa en relación a las distancias y al uso de mascarillas. Los protocolos son similares a los que se llevaron a cabo en la Itzulia en abril, que se desarrolló sin más incidencias que las deportivas.

Homenaje a Atxa y Lopetegi

Organizaciones Ciclistas Euskadi rendirá homenaje a dos personas muy ligadas a la Clásica y al ciclismo vasco en general como Juan Luis Atxa e Iñaki Lopetegi, fallecidos recientemente.

Se repartirán crespones negros entre los motoristas y los coches de los equipos, como homenaje y recuerdo para ambos.