Remco Evenepoel, emocionado en el podio del Boulevard después de que le impusieran la txapela. / José Mari López

Evenepoel: «Repartí los bidones, sentí que me encontraba bien y seguí el ataque»

Sin Alaphilippe en carrera, Evenepoel comentó sus intenciones a Enric Mas y le invitó a que siguiera su movimiento

Beñat Arnaiz
BEÑAT ARNAIZ

Todo era incredulidad y asombro en la línea de meta del Boulevard, empezando por el propio Remco Evenepoel. El belga no pudo contener las lágrimas y se echó a llorar junto a su masajista. Segundos después se recompuso y mostró lo que es, un chaval sencillo y simpático, con la única diferencia de ser

logo-correo-on2.svg
Este contenido es exclusivo para suscriptores