Clásica San Sebastián

Irizar: «Dejar el Euskaltel y salir al extranjero fue la mejor decisión»

Irizar: «Dejar el Euskaltel y salir al extranjero fue la mejor decisión»

El oñatiarra afirma que haber entrado en el equipo de las clásicas con Cancellara es el mayor éxito de su carrera

I. I.SAN SEBASTIÁN.

La organización de la Clásica homenajeará a Irizar, que por la noche colgará la bici de verdad en su cafetería de Oñati en una celebración con amigos. Deja de correr pero seguirá con la marca y el equipo Trek.

- Su carrera se divide en dos mitades muy claras. El Euskaltel, con el que dio el salto a profesional en 2004, y la estructura en la que sigue desde 2009, hoy el Trek.

- El cambio fue bestial y muy a mejor. En el Euskaltel no me estaba encontrando bien. Había una forma de trabajar que no compartía. Ahora, diez años más tarde y después de haber conocido otro ciclismo, me ratifico en la opinión que tenía entonces de que las cosas se podían hacer de otra manera. Salí buscando ese ciclismo que yo tenía en mente y encontré lo que esperaba, lo que tenía en mente desde crío. Habrá equipos mejores, que ganan más carreras, pero este es el mío. La estructura de ahora de Trek me ha dado la oportunidad de estar en las grandes clásicas, de correr el Tour, de conocer un montón de gente, de aprender inglés, italiano y de conocer un montón de culturas que te hacen ver cosas que yo antes veía súper diferentes. Me ha abierto mucho la forma de pensar. Ha sido una experiencia súper positiva y está claro que irme al extranjero fue la mejor decisión que pude tomar. Como corredor también he dado lo mejor de mí. He encontrado mi hueco, haciendo mi trabajo y me lo han valorado mucho.

- ¿Cómo describiría la influencia de Cancellara en su carrera?

- Deportivamente, es el que más ha influido. Él ha hecho que yo tenga la posibilidad de ser parte de un equipo de clásicas, que no es fácil. He tenido la suerte de estar en su equipo cuando ha ganado dos veces el Tour de Flandes, una París-Roubaix, una Strade Bianche, un podio en San Remo, cuando ha cogido el amarillo en el Tour... Sigo teniendo una relación excelente con él. Era un ídolo cuando corría en el Euskaltel y he tenido la suerte de trabajar para él.

- Y entre los corredores de casa, ¿con quién se queda?

- El que más me ha marcado ha sido Laiseka. Rober tenía un carácter, y tiene, peculiar. Es cañero, pero si te lo sabes ganar es un tío 10. Me dio consejos muy sabios que he intentado aplicar a rajatabla durante toda mi carrera deportiva y, la verdad, me ayudó mucho. Me marcó. Roberto era muy fiel a lo que pensaba y aquel no se casaba ni se casa con nadie.

«Me quedo con el Tour de Flandes de 2013; si no ganábamos, el equipo quebraba y Fabian lo hizo»

«Me habría gustado ser Alaphilippe, Van der Poel, Van Aert o Bernal, pero soy Markel Irizar»

- Los tres famosos consejos del primer día: no te quejes nunca, sé bueno en algo y no malgastes el dinero y cómprate un piso...

- (Risas) Todavía me acuerdo, y cuando se lo digo se descojona. Cuando lo cuento, la gente se ríe pero son muy de Rober. Aprendí mucho con él.

- ¿Una carrera?

- El Tour de Flandes 2013.

- ¿Por qué?

- Fabian ganó, y luego ganó Roubaix y Harelbeke. Radioshack, la empresa patrocinadora del equipo, había quebrado y nos quedábamos en la calle. Trek nos dijo que si ganábamos continuaría como patrocinador principal. Salimos con una presión bestial y Fabian arrasó. Fue una manera de celebrar que no había imaginado en mi vida, Recuerdo que estuvimos bailando toda la noche. Nunca he vivido una carrera tan especial. Lo recuerdo como si fuera ayer. No lo voy a olvidar nunca

- ¿Y un momento individual?

- Momentos personales propios, pocos he tenido. A nivel deportivo, ese Tour de Flandes. Había una presión potente y teníamos que dar la mejor versión. A nivel personal, fue muy bonita la Vuelta a España de Contador, en 2017. Era un equipo excepcional. He sido un corredor de equipo y he disfrutado de los triunfos de mis compañeros y de mis líderes. Cuando al equipo le ha ido bien he estado satisfecho. Estoy contento de que haya sido así. Evidentemente, me habría gustado ser un corredor top, ganar carreras. Cuando veo a un Alaphilippe, un Van der Poel, un Van Aert o un Bernal, me gustaría haber sido así, claro, pero soy Markel Irizar.