Ciclismo

La Clásica de la igualdad

Los organizadores Julián Eraso y Leire Olaberria y el concejal Martín Ibabe, este jueves en el ayuntamiento donostiarra. /félix morquecho
Los organizadores Julián Eraso y Leire Olaberria y el concejal Martín Ibabe, este jueves en el ayuntamiento donostiarra. / félix morquecho

La prueba ciclista de San Sebastián repartirá los mismos premios a hombres y mujeres, que debutan con las mejores ciclistas del mundo y televisión en directo | La carrera del 3 de agosto se multiplica por dos e incluye como novedad del trazado masculino el paso por Erlaitz antes de la doble ascensión a Igeldo

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDO

Apostar por la igualdad suma. Apostar por las mujeres multiplica por dos el valor de la Clásica de San Sebastián. Por primera vez, el 3 de agosto se disputarán dos carreras, la consolidada del World Tour masculino y la nueva prueba femenina, que también tendrá el máximo nivel mundial. Una Clásica, dos carreras, dos espectáculos de primera categoría. Todo se va a multiplicar por dos en una jornada de agosto en que el ciclismo se apoderará totalmente de Donostia, ya que el desenlace de las carreras se jugará en dos pasos por Igeldo, y no uno como hasta ahora.

La Clásica femenina nace con todas las de la ley, con igualdad de premios en la carrera masculina y en la femenina, con una dotación de 80.000 euros, 40.000 para cada carrera. Los vencedores se embolsarán, respectivamente, 16.000 euros. Esta igualdad fue destacada por Organizaciones Ciclistas de Euskadi, entidad organizadora, el Ayuntamiento de Donostia, que relató que lo mismo sucede con otro gran acontecimiento deportivo del verano donostiarra: las regatas de La Concha. La igualdad no solo se busca en ese aspecto tan significativo como es el económico, sino también en el deportivo, que al final es lo más importante. Porque la Clásica reserva la misma consideración a hombres y mujeres y ambos pelotones tendrán que afrontar el mismo final de carrera, con las mismas dificultades, los dos pasos claves por Igeldo. Las mujeres también subirán Jaizkibel, no así Erlaitz, que se sustituye por Gurutze. Los últimos cien kilómetros son prácticamente iguales.

Julián Eraso explica que el cambio de recorrido busca «más espectáculo y más emoción» en la prueba

La carrera femenina comenzará a las 11.00 horas en el Boulevard y la masculina, a las 11.32

Organizaciones Ciclistas Euskadi dio a conocer este jueves los recorridos de las dos carreras, y ese doble paso por Igeldo es la principal novedad. En los últimos años, la Clásica había incluido esta subida, primero por Bordako Tontorra y después por Murgil, para que la carrera ganase interés, una vez que Jaizkibel hace tiempo dejó de ser decisivo. En esta edición 2019 cambia de nuevo sus kilómetros finales para buscar aún más incertidumbre. Tras el primer paso por Murgil, la carrera girará a la izquierda, hacia Mendizorrotz, para bajar a Orio y regresar a Donostia y acometer la segunda y definitiva ascensión al muro igeldotarra, desde donde se bajará directamente a meta. Este circuito desde el primer paso por meta hasta la llegada, de 50 kilómetros, será idéntico para hombres y mujeres.

Jaizkibel pierde peso

La otra novedad importante en el trazado es la inclusión de Erlaitz. Se encadenará su dura ascensión con la de Jaizkibel, que sigue perdiendo protagonismo en la carrera y se pasará una sola vez, a diferencia de las últimas temporadas, cuando se subía por partida doble. Erlaitz es un puerto complicado, de solo cuatro kilómetros pero con una pendiente media del 10,3%. Endurecerá la carrera, pero no la decidirá, ya que su cima está lejos de meta, a 70 kilómetros, y lejos del circuito de Igeldo, a 35 de la primera pasada por la cima.

El responsable de la organización, Julián Eraso, aseguró que se busca «más espectáculo y más incertidumbre» y que la carrera «gane en emoción». Según su diagnóstico, la inclusión de Igeldo revitalizó la carrera pero en las últimas ediciones la carrera ha quedado en exceso bloqueada a la espera de la subida a Murgil, tan selectiva que todas las opciones de victoria se jugaban en sus rampas. Con el doble paso por el muro, la organización busca abrir el abanico táctico para que más corredores puedan tener opciones. El último ganador en el Boulevard fue el ciclista de moda, Julian Alaphilippe.

La cifra

40.000 euros.
Es el montante en premios que se repartirá en cada categoría. Tanto el ciclista como la ciclista que logren ganar se llevarán 16.000 euros. Los segundos en cada liza recibirán 8.000, los terceros 4.000, los cuartos 2.000 y la cifra menguará hasta los 400 que recibirán los clasificados entre el 8º y el 20º puesto.

El doble paso por Murgil introduce matices en la carrera, ya que hasta ahora coronar en cabeza era la única clave para la victoria, ya que el vertiginoso descenso de Igeldo a meta no da opciones para ningún reagrupamiento. Ahora, con dos pasos, habrá que ver qué juego puede dar la primera pasada o si los favoritos aguardan a la segunda y definitiva.

Participarán los 18 equipos del World Tour y cuatro invitados: Euskadi-Murias, Caja Rural, Burgos y Cofidis. La organización no anticipó nada acerca de los nombres que estarán en la salida, aunque el grueso de favoritos saldrá de los ciclistas que lleguen a la Clásica desde el Tour de Francia, que acabará seis días antes.

Por tanto, a estas alturas es inútil aventurar un pronóstico, ya que la participación resulta toda una incógnita. Sin embargo, un vistazo al historial más reciente, el de las ediciones disputadas desde que se incluyó el paso por Igeldo, revela el perfil de corredor que aspira a ganar en el Boulevard donostiarra. El último vencedor fue Alaphilippe, y le precedieron Michal Kwiatkowski, Bauke Mollema, Adam Yates y Alejandro Valverde.

La carrera tendrá 227 kilómetros y un desnivel acumulado de 5.268 metros, con siete pasos puntuables: Meaga, Iturburu, Alkiza, Jaizkibel, Erlaitz, Mendizorrotz y Murgil. Jaizkibel y Erlaitz son de primera categoría. Los primeros cien kilómetros recorrerán diferentes zonas de la geografía guipuzcoana, con pasos por Zarautz, Tolosa, Hernani y Astigarraga antes de dirigirse hacia Jaizkibel y el tramo decisivo de la carrera.

La carrera femenina saldrá a las 11.00 horas del Boulevard y tiene prevista la llegada, al mismo punto, entre las 13.25y las 13.46 horas tras recorrer 127,1 kilómetros, con los puertos de Jaizkibel, Arkale, Mendizorrotz y Murgil. Habrá televisión en directo (ETB) desde las 12.00. La prueba masculina saldrá a las 11.32 y se espera la llegada entre las 17.13 y las 17.47 horas. La prueba femenina contará con 18 equipos de la élite del pelotón mundial. La organización, representada por Leire Olaberria, anunció que la varias veces campeona del mundo Annemiek Van Vleuten ha mostrado su interés en participar, aunque está pendiente la confirmación. En todo caso, las mejores del mundo estarán en Donostia. La presentación de las dos carreras tendrá lugar la víspera de la Clásica a las 18.30 horas y se presentarán conjuntamente todos los equipos, los 40.

Más