¡Remco,una foto!

Iñaki Izquierdo
IÑAKI IZQUIERDO

Remco Evenepoel será un juvenil, pero no vuela por debajo de los radares. En la salida, el joven flamenco fue uno de los más solicitados por los aficionados. ¡Remco, una foto! ¡Remco! La gente le conoce, sabe quién es Remco Evenepoel, quiere una foto con él porque es una foto para la posteridad. Yo estuve allí. Yo sabía quién era. Yo estoy en la foto con él, aquí, Donostia 2019. El día que empezó la historia.

La afición vasca ha visto el Tour y ha entendido lo que pasaba. Ha visto el futuro. El camino que indicaron las clásicas y que Alaphilippe convirtió en universal. Lo que vale para primavera vale para julio en Francia. Sacrilegio. Las tablas de los diez mandamientos del ciclismo que se agrietan. Nuevos tiempos. No se rompen porque gana Bernal en París a la manera clásica, pero la puerta está abierta y la ha abierto el mosquetero. Y los seguidores vascos, que han abrazado ese nuevo horizonte.

Por eso llega Evenepoel y no pasa desapercibido sino todo lo contrario, con su cara de niño y unas piernas como columnas jónicas, de tan robustas. ¡Remco, una foto! Decenas se hizo desde el autobús hasta el control de firmas.

El Deceuninck, con la victoria de ayer, ha protagonizado todos los mejores momentos de esta temporada de las maravillas: la victoria de Alaphilippe en la Milán-San Remo, la de Philippe Gilbert en Roubaix y la de Alaphilippe en el Tour aunque fue quinto. Y la maravillosa derrota de Alaphilippe en la Amstel Gold Race a manos de Mathieu van der Poel.

Todo es posible en el ciclismo, que necesita quien le escriba. Es un folio en blanco. El Tour lo ganó el mejor, el ciclista más académico. Bernal. Y lo ganó a la manera tradicional. Pero hay una generación de oro que va a intentar imponer sus reglas. Hace unos días, Thomas de Gendt promovió una recogida de firmas para «prohibir a Evenepoel, Van der Poel y Van Aert correr pruebas de carretera los próximos cuatro años». La broma tenía su gracia y, al mismo tiempo, un significado claro. Pudo añadir también a Tadej Pogacar, presente ayer en la Clásica. Y a Marc Hirschi, tercero en el Boulevard. Y a Enric Mas, la versión el clásica.

Pero al frente de todos, el chaval que sale en todas las fotos. ¡Remco!, ¡Remco!