Clásica de San Sebastián

Ane Santesteban (Ciclista del WNT Rotor): «Podría sorprender en la bajada, pero hace falta tener piernas para arriba»

Ane Santesteban atiende a los aficionados que ayer le deseaban suerte en el acto de presentación./JOSÉ MARI LÓPEZ
Ane Santesteban atiende a los aficionados que ayer le deseaban suerte en el acto de presentación. / JOSÉ MARI LÓPEZ

La errenteriarra llega a la Clásica tras ser tercera en la Nafarroako Klasikoa y sabiendo lo que es codearse con las mejores del mundo en el Giro

Gaizka Lasa
GAIZKA LASA

Con cara de niña que cumple un sueño saludó al público Ane Santesteban (Errenteria, 1990) en la presentación de ayer. Cuando era pequeña, quería ser ciclista y, ¿por qué no? llegar a correr una prueba de primer nivel mundial como la que veía pasar por casa cada primeros de agosto. Hoy no solo participa en la Clásica San Sebastián. Aspira a ser protagonista. Aún le dura el ritmo del Giro, donde acabó decimosegunda, y viene de ser tercera el martes en la Nafarroako Klasikoa.

- La aproximación a la Clásica no podía ser mejor. ¿Llega en el momento de forma que quería?

- Llego sobre todo con muchas ganas de hacerlo bien, aunque ya voy notando el cansancio de la temporada. He acumulado bastante fatiga desde la Bira (del 22 al 25 de mayo), donde ya llegué a tope. A partir de ahí, en poco más de mes y medio he sumado 28 días de competición. Lo voy notando. Por eso digo que ahora mismo valen más las ganas que la condición física.

- Los equipos extranjeros están encantados por estar en la Clásica. ¿Para una errenteriarra es la carrera de su vida?

- Bueno, la verdad es que el final de la Bira en Errenteria hace dos años me hizo muchísima ilusión. Tenía a mucha gente cercana involucrada en la organización y sabía lo que costaba y lo que suponía. Fue una apuesta de la que me sentí afortunada. Resultó especial porque además llegaba tras un año complicado para mí por aquella especie de accidente -en marzo fue encontrada inconsciente en medio de un charco de sangre sobre el asfalto cerca de su casa-. Pero sí, claro que la Clásica San Sebastián es un sueño.

- Jaizkibel más dos pasos por Murgil. ¿Le gusta el recorrido?

- La verdad es que a mí ve van bien las subidas, así que puedo decir que el recorrido me va como anillo al dedo. Otra cosa será si el cuerpo responde. Me encantan las clásicas de un día y me encantan los finales con repechos duros de grandes porcentajes, así que el perfil de la carrera no será excusa. Parece que está hecha a mi medida.

«El recorrido me va como anillo al dedo. Me gustan las subidas de grandes porcentajes»

«Empiezo a notar la fatiga. Ahora mismo, cuentan más la ganas que la condición física»

- ¿Habrá que esperar hasta Murgil para asomar la cabeza, como Alaphilippe o Valverde, o se puede marchar la carrera antes?

- Es verdad que la carrera masculina es más previsible y que los favoritos se la jugarán en la subida a Igeldo, pero en la categoría femenina no se puede saber.

- ¿Se corre más a lo loco?

- Lo que quiero decir es que puede haber más sorpresas y que conviene no dormirse en ningún momento. Las carreras suelen ser más abiertas. Ahí está el ejemplo de Van Vleuten en el Giro. Nos arrancó a mitad de etapa.

- ¿Están todas a la espera de la estrategia que adopte Mitchelton?

- Desde luego. Creo que Mitchelton hará una carrera por eliminación y esperará a lanzar los ataques decisivos hasta Igeldo. Está claro que lo que ellos planteen marcará cómo vaya a desarrollarse la Clásica.

- ¿Son tan favoritas?

- Lo que está claro es que tienen que tomar el mando de la carrera. Tienen tres corredoras como para disputar la victoria. No solo Van Vleuten. Amanda Spratt y Lucy Kennedi tienen nivel como para ganar.

- ¿Y su equipo? ¿No habrá dudas de que correrán para usted, no?

- Soy la de casa y llevo tiempo diciendo que esta carrera me hace especial ilusión, pero no lo sé. Todavía no hemos hablado de la estrategia. Lo haremos justo antes de la salida. Me gustaría que me respaldaran. Creo que sí.

- ¿Podemos ver a Ane Santesteban arrancar para arriba en Murgil o es una utopía?

- ¡Ojalá! ¡Ojalá tenga piernas para arrancar! Lo que pasa es que tendré algunas de las mejores corredoras del mundo delante. Si puedo ir con ellas, habrá que ver qué situación de carrera se da en los últimos kilómetros y, en base a eso... ¡Ojalá!

- Conoce a la perfección el trazado pero, ¿ha entrenado por el recorrido de la Clásica los últimos días?

- Sí, el lunes, víspera de la Nafarroako Klasikoa, estuve viendo la subida a Murgil y las bajadas, tanto hacia Orio como hacia Donostia. Para subir hace falta tener piernas pero si puedo aguantar hacia arriba con las mejores, puedo sorprender bajando porque conozco como nadie todas las curvas y detalles.

- ¿Siente ya mariposas en el estómago?

- Soy bastante tranquila. Con la presentación sí que se me ha encendido un poco el nervio, pero estoy tranquila. He tratado de desconectar y centrarme en lo mío estos días. Lo suelo llevar bien casi siempre.

- ¿Casi?

- Menos los días que hay contrarreloj. Hacemos muy pocas. Creo que este año solo llevo dos. Y es una disciplina que se me escapa un poco. Esos días sí. Esos días me suelo poner más nerviosa.

Más