Ane Santesteban a su paso por Murgil. / Arizmendi

Clásica San Sebastián

Ane Santesteban rodó en cabeza por su Errenteria

Beñat Arnaiz
BEÑAT ARNAIZ

El Bike Exchange era el equipo más fuerte de la carrera con la número '1' Lucy Kennedy, la errenteriarra Ane Santesteban, la neerlandesa Janneke Ensing y la eslovena Urska Zigart en sus filas. Sin embargo, no fue la mejor carrera para el conjunto australiano y fue la corredora local la que mejor actuación tuvo.

El director la lanzó hacia adelante en la ascensión de Jaizkibel, la penúltima de la jornada, conocedor de la pieza valiosa que era. Con ese movimiento, obligó a trabajar al Movistar y guardar a su líder hasta la subida final. «Nuestro plan era el de correr de manera agresiva y creo que hemos completado una gran carrera como equipo. Nos hemos comunicado realmente bien, destacaría eso de hoy», resumió Santesteban en la conclusión de la jornada.

De Errenteria, conocía como pocas el tiempo que el pelotón tuvo que soportar en el verano guipuzcoano. «Ha sido un día totalmente vasco con estas condiciones de frío y lluvia, pero ha sido duro para todas».

Ane Santesteban rodó en la cabeza de la fuga por las calles de su Errentería, a la que no se le escapó una sonrisa en medio de la embarrada cara. «Estoy muy muy contenta por cómo ha ido la carrera, para mí es especial porque es la de casa. Es verdad que el resultado final no es el mejor o el que esperábamos, pero hemos trabajado para ir a por la victoria y eso es lo importante. Janneke Ensing ha atacado varias veces para intentar entrar en la fuga y no ha podido ser, y cuando la han pillado he arrancado yo».

Llegó hasta Murgil en fuga antes de que el cohete Annemiek van Vleuten las pasara por encima. Cruzó la meta en la posición 22, a 2:53 de la ganadora.